jueves 28, octubre
InicioGreenLa medición individual de calefacción

La medición individual de calefacción

O cómo aumentar el valor de la vivienda sin invertir.

-

Una vivienda que mide y gestiona sus consumos de agua y calefacción cumpliendo con la nueva normativa de contadores individuales, incrementa su valor de venta en un 1% y reduce su precio en el mercado de alquiler en un 6% sin que el propietario deje de percibir esa parte de la renta. Y todo sin inversión alguna. ¿Cómo es esto posible?

Aunque con seis años de retraso, el pasado día 7 de agosto entró por fin en vigor el Real Decreto de contabilización individual de consumos en instalaciones térmicas de edificios (RD 736/2020), que da por concluida la necesaria adaptación de nuestra normativa a las directivas de eficiencia energética de 2012 y 2018 en lo que se refiere a la calefacción, dejando sólo pendiente la adecuación del agua caliente sanitaria, que suponemos vendrá incorporado en el próximo RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios).

El Real Decreto de contadores, si todos hacemos bien nuestros deberes, será un punto de inflexión en la gestión de las instalaciones térmicas centralizadas, supondrá una oportunidad de negocio única para el colectivo de instaladores, y tendrá un enorme impacto en 1,5 millones de familias de nuestro país.

Una gran oportunidad para propietarios e inquilinos

Para propietarios e inquilinos, pagar por la calefacción que consumen supone un ahorro medio de 210 € por vivienda, mejorando además su confort. Así lo demuestra la experiencia de estos últimos años, en los que se han instalado repartidores de costes y válvulas termostáticas en unas 100.000 viviendas de las que el 80% reconoce haber ahorrado en calefacción y haber mejorado su bienestar térmico. Para el conjunto de España, el Real Decreto publicado supondrá evitar la emisión de 1 millón de tCO2 anuales, generando ahorros de unos 300 millones de euros anuales que pasarán a formar parte de la renta disponible de las familias.

Tengo mi vivienda alquilada ¿qué cambios voy a tener?

Los propietarios que tengan ya instalado el sistema de contabilización individual, lo primero que van a percibir es una rebaja en el recibo de los gastos de comunidad: la calefacción ya no se calcula por coeficiente de comunidad, así que el recibo mensual será mucho menor, pues no incluirá ya los gastos de calefacción.

Los propietarios (o inquilinos) recibirán en cambio un recibo específico de calefacción (igual que el recibo de luz o gas) por el que pagarán según el consumo real de su vivienda. Ese recibo lo repercutirán a sus inquilinos como gastos suplidos, o directamente serán los inquilinos los que figuren como pagadores directos de su propio consumo de la calefacción.

¿Qué hay que saber de la nueva normativa?

El texto, en un principio, puede resultar complejo en lo que se refiere al procedimiento de determinar si un edificio está o no exento de la obligación de instalar contadores o repartidores de costes, pero en realidad es todo más sencillo de lo que parece.

Para saber si un edificio tiene la obligación o no de instalar dispositivos de medición de consumos, debe responder a tres preguntas:

¿En qué zona climática está mi edificio?

Las zonas climáticas se asignan a la población según el clima del que disfrutan. Aquellos edificios en las zonas C, D y E estarían obligados a instalar los contadores o repartidores de costes si su instalación resultara rentable. Por tanto los edificios que estén en las zonas C, D y E deberán seguir analizando su viabilidad técnica y económica. Es importante entender que una población puede no estar en la misma zona climática que la de su capital de provincia. Por ejemplo, Madrid capital está en la zona D pero Navacerrada está en la zona E.

El 80% de las familias que han instalado en su hogar los repartidores de coste reconocen haber ahorrado en calefacción y haber mejorado su bienestar térmico.

¿Qué tipo de instalación de calefacción tengo?

Esta es una pregunta muy técnica, por lo que nuestra recomendación es preguntar a un experto, su mantenedor de la caldera u otro experto.

Lo que hay que determinar es si la instalación térmica del edificio tiene sus radiadores conectados en serie (monotubos en serie), en cuyo caso estaría exento de la instalación de contadores o de repartidores de costes. Y si los radiadores son ventiloconvectores o aerotermos, quedaría exento el edificio de instalar repartidores de costes de calefacción.

¿Es rentable económicamente la instalación de contadores o repartidores?

Si tras responder a las dos preguntas anteriores resulta que el edificio no está exento de la obligación de instalar contadores o repartidores de costes, tendremos que analizar si el plazo de amortización de la inversión es menor de 4 años (si fuera mayor resultaría exenta por falta de rentabilidad económica).

Para saber si es rentable la instalación en su caso, sólo tiene que contactar con cualquier compañía instaladora según el RITE y solicitar un presupuesto según el modelo definido en el propio Real Decreto.

El nuevo recibo de calefacción aportará al usuario información concreta sobre cómo, dónde y cuándo consume su calefacción.

Los contadores deberán ser de lectura remota en 2027

Todos los contadores de calefacción instalados que no sean de lectura remota deben ser cambiados por otros de lectura remota antes de 2027.

¿Cuánto cuesta adaptarse a la nueva normativa?

No es necesario realizar inversión alguna, porque lo normal es instalar estos contadores en alquiler. Por unos 6€/mes por vivienda, una vivienda media puede tener los nuevos contadores o repartidores de costes de calefacción instalados y un servicio de lectura, elaboración de recibos, mantenimiento, etc. todo incluido.

Mucha más información para el usuario final

El recibo de calefacción que recibirán los propietarios e inquilinos será mucho más completo, con mucha más información, para que el usuario entienda cómo, dónde y cuándo consume su calefacción. Se parecerá a los recibos de gas o electricidad que todos conocemos.

Las liquidaciones incluirán información de consumos históricos, comparativa con consumidores similares, información sobre dónde y cómo reclamar, información sobre el combustible utilizado, emisiones de CO2, etc. Todo ello, para poner a disposición del consumidor final toda la información que necesita sobre su consumo en calefacción.

La nueva norma tiene como objetivo prioritario, en síntesis, la reducción de emisiones vía el ahorro y la gestión eficiente de las instalaciones térmicas en edificios. Para alcanzar dicho objetivo se centra principalmente en dos aspectos: en primer lugar, hacer que cada vivienda pague por la calefacción que consume, invalidando fórmulas de cálculo de costes de calefacción en base a coeficientes de comunidad, número de radiadores, etc. Y el segundo es la transparencia: que las familias tengan a su disposición toda la información de sus consumos de forma rápida, fácil y frecuente, porque sólo sabiendo dónde, cómo, y cuándo consumes tu energía, puedes tomar las mejores decisiones para ahorrar.

Ignacio Abati
Consejero Delegado de ISTA ignacio.abati@ista.es ista.es

Más del autor

- Publicidad -

Work from home / Work anywhere

Dos conceptos concomitantes se van abriendo paso. Lo de trabajar desde casa se hizo necesario en un momento dado, y todo hace presagiar que...

Nuri Cruañas Roqué

Este año he pasado muchas horas hablando con propietarios y arrendatarios; personalmente me ha servido para volver a acercarme a los clientes y estrechar...

Encontrar la armonía a través de la gestión del tiempo

Muchas veces me preguntan tanto amigos como compañeros del sector como lo hago para llevar mi día a día gestionando un equipo comercial de...

Ellos han aprendido a gestionar su tiempo

¡Cuantas veces no sabemos por dónde tirar! ¡Tenemos tantos frentes abiertos! La familia, el trabajo, la formación, la casa… los amigos, y del gimnasio...