jueves 25, abril
InicioGreenSe vende chalé en primera línea de desierto

Se vende chalé en primera línea de desierto

¿Imaginas tener que anunciar una propiedad de esta forma en un portal inmobiliario?, ¿qué pensarías si te dijera que de aquí a treinta años Zaragoza podría ser un desierto? ¿o que tu inmobiliaria en Cádiz podría llegar a anunciar casas anegadas por el agua? ¿Exagero?

-

El cambio climático es uno de los mayores desafíos que afronta la humanidad en la actualidad. A medida que los efectos del calentamiento global se vuelven más evidentes, muchos sectores económicos se ven afectados, y el inmobiliario no es una excepción.

Los riesgos asociados al cambio climático tienen el potencial de causar estragos en nuestro sector: desde la depreciación de propiedades hasta la pérdida de inversiones. En este artículo, me gustaría invitarte a reflexionar sobre el impacto de los riesgos del cambio climático en el sector inmobiliario y las medidas que debemos tomar para mitigarlos y frenar la subida de las temperaturas a nivel mundial.

Ya nadie duda de cómo el cambio climático está dando lugar a fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas intensas, inundaciones, sequías y olas de calor. ¿Te suenan Filomena, los incendios que arrasaron más de 40.000 hectáreas en España este mes de abril, debido a las elevadas temperaturas y a la falta de precipitaciones, o las devastadoras inundaciones en Italia hace unas semanas? No son casuales sino causales.

El cambio climático impacta directa e indirectamente en el sector inmobiliario, dañando propiedades y estructuras o modificando el atractivo de áreas afectadas

Cada uno de estos eventos climáticos extremos puede tener un impacto devastador en las propiedades inmobiliarias. Las inundaciones pueden dañar gravemente las estructuras y la infraestructura de los inmuebles, mientras que las sequías afectan a la disponibilidad de agua y el rendimiento de los cultivos. Las propiedades costeras también se enfrentan al riesgo de aumento del nivel del mar y la erosión costera, lo que puede llevar a la destrucción de viviendas y la pérdida de terrenos.

Además de estos eventos, el cambio climático también tiene un impacto indirecto en el sector inmobiliario a través de la variabilidad del clima. Los cambios en los patrones de lluvia y temperatura pueden afectar la demanda de viviendas y los precios de las propiedades. Por ejemplo, las áreas que solían ser atractivas para vivir pueden volverse menos deseables debido a la escasez de agua o al aumento de las temperaturas. Esto puede resultar en una disminución en el valor de las propiedades en esas áreas y en la pérdida de inversiones para los propietarios.

El cambio climático también plantea desafíos para la infraestructura urbana. Las ciudades están cada vez más expuestas al riesgo de inundaciones y tormentas, lo que puede afectar los sistemas de transporte, el suministro de energía y las redes de comunicación.

De hecho, las infraestructuras deterioradas no solo son costosas de reparar, sino que también pueden hacer que las áreas afectadas sean menos atractivas para vivir o establecer negocios. Esto también supone un impacto negativo en el mercado inmobiliario de esas áreas y dificultar el desarrollo urbano sostenible, afectando también a la densidad poblacional, creando zonas vacías y ciudades superpobladas. De hecho, un reciente informe apunta que el 70% de la población mundial vivirá concentrada en espacios urbanos para 2050.

Ante estos riesgos, ya se están tomando medidas para mitigar los efectos del cambio climático por parte del sector inmobiliario.

En primer lugar, se están llevando a cabo prácticas de construcción más sostenibles y eficientes desde el punto de vista energético. Como imagino sabrás, las nuevas construcciones se diseñan desde hace años teniendo en cuenta aspectos climáticos como el uso de materiales resistentes al clima o la incorporación de fuentes de energía renovables como la fotovoltaica, aerotermia y geotermia.

Además, el Pacto Verde Europeo, la estrategia de la UE para cumplir con el objetivo de neutralidad climática en 2050 contempla esfuerzos para mejorar la eficiencia en los edificios existentes a través de la rehabilitación y la implementación de tecnologías más eficientes a través del mayor paquete de medidas promovido nunca en la eurozona: los Fondos Next Generation EU.

Otra medida esencial es la evaluación del riesgo climático en las inversiones inmobiliarias. Cada vez más, los inversores y entidades financieras consideran el riesgo climático entre sus decisiones. De hecho, ya existen numerosas herramientas y métricas que evalúan la vulnerabilidad de las propiedades ante los riesgos climáticos, así como para estimar el impacto económico que podrían tener en el valor de mercado a largo plazo. Esta evaluación del riesgo climático permite tomar decisiones informadas y considerar la resiliencia climática como un factor clave en sus estrategias de inversión. Lo que, aterrizado a tus clientes, podría ser sinónimo de no conseguir una hipoteca o un seguro si, por ejemplo, la vivienda que quieren comprar se ubica en una zona inundable.

Además, también se están promoviendo medidas de adaptación y resiliencia en el desarrollo de proyectos inmobiliarios, lo que implica incorporar medidas para proteger las propiedades de los riesgos climáticos, como la implementación de sistemas de drenaje sostenibles, la elevación de edificios en áreas propensas a inundaciones o el uso de materiales resistentes al clima. Estas medidas no solo protegen las viviendas existentes, sino que también contribuyen a la creación de comunidades más seguras y sostenibles.

A nivel regulatorio, cada vez son más los gobiernos y autoridades locales que están implementando políticas y regulaciones para abordar los riesgos del cambio climático en nuestro sector. De hecho, seguro que te suena la Energy Perfomance Building Directive o EPBD por sus siglas en inglés, que obligará a que todas las viviendas tengan un certificado de eficiencia energética E en enero de 2030 y D —o mejor— en enero de 2033. Estas políticas promueven la construcción y rehabilitación sostenible, así como impulsar la transición hacia una economía neutra en carbono.

La demanda creciente de viviendas y edificios que promueven la eficiencia energética y el uso de energías renovables es ya una realidad.

Junto con las medidas para la mitigación y adaptación al cambio climático, la conciencia de los ciudadanos sobre estos riesgos también influye en las preferencias de los compradores de vivienda. Cada vez más personas valoran la sostenibilidad y la resiliencia de una vivienda a la hora de elegir su casa. De hecho, los resultados del I Observatorio sobre Vivienda y Sostenibilidad que hemos impulsado desde UCI ponen de manifiesto que un 78,3% de los compradores estaría dispuesto a pagar hasta un 7,25% más a cambio de vivir en una vivienda sostenible.

En conclusión, todos los riesgos asociados al cambio climático tienen un enorme impacto en nuestro sector. Los eventos climáticos extremos, la variación en el clima, plantean amenazas para el valor de las propiedades y las inversiones en el inmobiliario.
Ya se están llevando a cabo buenas prácticas para enfrentar los retos que plantea la emergencia climática, pero es esencial trabajar unidos para promover la resiliencia del inmobiliario y asegurar un futuro sostenible para todos, porque el futuro será sostenible, o no será.

Catia Alves
Catia Alves
Directora de Sostenibilidad y Responsabilidad Corporativa en UCI.

Más del autor

- Publicidad -

Ni guerreras, ni diosas mitológicas, son coordinadoras inmobiliarias

Rara vez, en las conversaciones cuando se habla de una agencia inmobiliaria, oyes mencionar a la coordinadora. Cuentan cuando le llamaron para captar la...

Gema Montero

Me apasiona mi profesión porque es un trabajo motivador y divertido, el trato con las personas es muy interesante y puedes crecer mucho. ¿Cuándo empiezas...

Pon en valor tus conocimientos para asesorar a inversores

No parece fácil situar el origen del concepto “invertir en ladrillo” pero probablemente esté asociado a las primeras oleadas de emigrantes que desde principios...

Tribu inmobiliaria

TikTok desde su creación en 2016, se ha convertido en una de las redes sociales más populares del mundo, especialmente entre los jóvenes, aunque...