domingo 21, abril
InicioGreenConstrucción Industrializada, el futuro se hace presente

Construcción Industrializada, el futuro se hace presente

Sistemas constructivos de calidad, que apuestan por la sostenibilidad, reduciendo residuos y tiempos de ejecución.

-

El mercado de la vivienda y, con él, el de la construcción, está experimentando una transformación motivada por los cambios socioeconómicos y culturales de los últimos tiempos. Las nuevas necesidades sociales se han impuesto con mayor contundencia como consecuencia de la pandemia. La sociedad actual empieza a demandar hogares más saludables, mejor conectados, más eficientes, responsables y sostenibles. Es la llegada al presente de las casas del futuro, una tendencia que en España se impone, pero en la que seguimos a la cola de Europa.

La construcción es históricamente uno de los motores de la recuperación económica, pero no puede seguir generando toneladas de residuos, siendo el sector más contaminante, sino que debemos girar hacia una construcción más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Producir sólo lo que se necesita y cuando se necesita, apostando por materiales reciclables y economía circular en la construcción, un escenario en el que, sin duda, la construcción industrializada aporta muchos beneficios frente a la forma tradicional de construir.

La construcción industrializada debe configurarse como un proyecto colaborativo en el que sumar y aunar tecnología y digitalización pero que, sobre todo, sea una solución que da respuesta al proceso de modernización que demanda la construcción y la sociedad actual. Y todo ello a través de procesos más sostenibles con el medio ambiente, más rentables económicamente y garantes de la calidad en el proceso y en el resultado final. Es lo que se erige ya como el presente y futuro de la construcción.
Este tipo de construcción es una las tendencias clave para impulsar nuestro sector y dar respuesta a sus principales desafíos: reducir los tiempos de entrega, resolver la carencia de mano de obra profesionalizada, crear modelos más inclusivos, proponer sistemas constructivos de calidad y apostar fuertemente por la sostenibilidad. Una nueva forma de construir que cambia la concepción de la construcción desde su fase inicial de diseño, contando con modelos más planificados y estudiados que se ensamblarán más tarde en la obra.

Y es que otra de las ventajas de la construcción industrializada es que permite conocer -incluso desde antes de iniciar la obra- aspectos clave como los materiales que serán necesarios o los tiempos de ejecución y entrega, entre otros. Todo ello mejorando el diseño y la calidad del proceso, reduciendo el tiempo de realización de los proyectos y aumentando la seguridad tanto en el proceso de fabricación, como en el cumplimiento del plan de negocio.

Esto se hace posible gracias al trabajo colaborativo de todos los agentes implicados en el proceso y al análisis de los datos que se realizan en cada proyecto. Mediante modelos y metodologías como BIM (Building Information Modeling), todos los agentes (promotor, constructor, industriales, arquitectos, ingenieros, consultores energéticos…) disponen de la información necesaria y pueden coordinarse de forma eficiente en el diseño, la construcción y el mantenimiento del proyecto; evitando imprevistos o falta de información y acortando los plazos de ejecución en torno a un 30 %. Este es un factor vital en modelos de vivienda de alquiler BTR donde es posible poner en rotación un activo en menos tiempo. Una ventaja que se traduce en la recuperación de inversiones y en la mejora de la rentabilidad del promotor al tener el proyecto antes de lo esperado, contribuyendo, además, a recuperar con más celeridad el crédito promotor.

Así mismo, gracias a la construcción industrializada, se logra evolucionar del build to rent, construir para alquilar, tal y como lo conocemos, al smart build to rent como solución idónea para cubrir las necesidades habitacionales de la sociedad actual, con un fuerte componente industrializado y de innovación, creando un hogar conectado a través de la sensorización del edificio y el IoT (internet de las cosas), que dará un servicio de valor añadido al tenedor del edificio y al usuario, optimizando las tareas de gestión y mantenimiento del activo.

Contar con modelos planificados y diseñados previamente permite aumentar la eficiencia energética en la construcción en un 10 % e incrementar la reutilización de residuos. Además de reducir la producción de residuos sólidos en obra en un 60 %, el consumo de agua hasta en un 30 % y el de materias primas y hormigón hasta en un 50 %. Todo ello aportando soluciones a los problemas vinculados con la huella de carbono en la construcción, que supone un 40 % de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La construcción industrializada reduce hasta un 60% la producción de residuos sólidos en obra.

Con una reducción del 30 % en los plazos de ejecución, la construcción industrializada permite establecer una fecha de entrega con mayor certeza -evitando que los costes se disparen para el inversor-, tiene menos exposición a la fluctuación de precios de las materias primas y a la volatilidad de los precios de la mano de obra y permite poner en rotación el activo en menor tiempo, contribuyendo a cumplir con los compromisos financieros. Cada proceso está minuciosamente medido para que encaje a la perfección, gracias a la digitalización y estandarización, factores intrínsecos a este tipo de construcción.

En conclusión, el sector necesita un cambio, que debe pasar por la construcción industrializada, innovando en procesos y materiales, teniendo presente siempre un denominador común a todos que es la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.
La construcción industrializada ha dejado de ser el futuro para convertirse en presente, y ha venido para quedarse.

Lorena Alonso
Lorena Alonso
Directora técnica de Avintia Industrial. www.grupoavintia.com

Más del autor

- Publicidad -

Qué fue de los inversores inmobiliarios

Tras el parón general que se vivió en la primera mitad del 2020, a partir del verano la actividad inmobiliaria se reactivó y según...

Enrique Frígola Jover

La crisis de 2007 me hizo apostar por una gestión inmobiliaria diferente, dando una formación especializada a los asesores, implantando las últimas tecnologías y...

Un acuerdo satisfactorio para ambas partes

En automático, sí. Así vamos a las negociaciones. Y cuanta más experiencia o más tiempo en el sector llevamos, más. Nos sentamos con la...

Actitud sostenible

Dentro de la comunidad inmobiliaria, como en la sociedad en general, hay personas más concienciadas que otras en la importancia de mantener una actitud...